Aguas gasificadas NO son tan malas como lo creíamos (FUERA MITOS)

Sin duda, mi lema es y será: “Dile NO a las DIETAS y SÍ al cambio de HÁBITOS”;  por eso  uno de los graves errores, es pensar que existe un producto “bueno” o “malo” que es capaz de transformar nuestras  vidas (para bien o para mal)

El resultado de cómo estamos hoy físicamente, emocionalmente y de salud, responde a las decisiones que hemos tomado por años y años (tanto de lo que comemos, bebemos y de qué tan activos y/o sedentarios, hemos sido)

Así que esta vez te revelaré por qué beber agua gasificada, de vez en cuando,  no es tan malo como creíamos.

Sin daños colaterales

De acuerdo con Rubén Bravo, experto en nutrición y gastronomía del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, “el agua con gas no es perjudicial para la salud. La elección de agua con gas o sin gas, depende de los gustos personales de cada individuo; el sabor es ligeramente más amargo en la primera variedad que en la segunda, pero no tiene efectos colaterales”.

Y es que las bebidas gasificadas cuentan con ácido carbónico disuelto que es el responsable de sus burbujas y minerales como sodio, calcio, potasio y magnesio. Es libre de calorías y te brinda “temporalmente” un efecto de frescura y saciedad.

Para Bravo cuando incluimos una vez a la semana el agua gasificada es algo benéfico para nuestro cuerpo ya que “mejora el perfil lipídico, al aumentar el pH del estómago y disminuir la liberación de bilis en el intestino”.

¿Todas son iguales?

Existen aguas minerales gasificadas naturalmente que contienen el ácido carbónico procedente del mismo manantial y aguas minerales gasificadas que se elaboran al añadir posteriormente el ácido carbónico. Lo ideal es que sea agua gasificada del mismo manantial, para gozar de los micronutrientes de los minerales.

¡Ojo! Esto no quiere decir que bebas en exceso alguna bebida gasificada, pero  sí es importante que sepas que si se  te llega  a antojar, lo puedes hacer con moderación, siendo flexible contigo misma y tu estilo de vida.

Y siempre regresar a lo natural y a los hábitos saludables, como beber al menos dos litros de agua natural al día, consumir jugos de vegetales en ayunas para limpiar tu cuerpo, así como frutas, semillas y proteínas de buena calidad. ¡Estar bien depende de ti!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s