Si eres adicta a las harinas, entonces quieres ser “aceptada” por tu familia

Todos los hábitos que tenemos y  el comportamiento hacia la comida, relaciones, nuestro peso, morfología y estado de salud, están completamente ligados a nuestras emociones e historia familiar.

Y una de las adicciones más fuertes es, sin duda, la que se tiene por las harinas: panes, dulces, carbohidratos y todo lo harinoso que nos pongan enfrente.

Si alguna vez te has preguntado si es por falta de fuerza de voluntad el que no puedas dejar las donas, pasteles y demás, entonces debes saber que si eres adicta a las harinas, quieres “permanecer” (inconscientemente) y ser aceptada por tu familia.

Rompe las barreras

De acuerdo con  Enric Corbera, biodescodificador y creador de Enric Corbera Institute, señala que es básico el estudio de la historia familiar y la herencia epigenética para entender qué predispone a una persona a tener una personalidad adictiva.

Y cuando hablamos de todo lo dulce, harinoso y lleno de azúcar, además de generar alteraciones metabólicas y sobrepeso, es porque tenemos un ancla emocional muy fuerte con la familia, pero desde el punto de vista de conflictos que nos impiden avanzar e ir a lograr lo que realmente deseamos.

Desvaloración

Por eso es que cuando una persona tiene sobrepeso y/o obesidad, desde el punto de vista de la biodescodificación, es porque internamente experimenta una desvalorización interna, que la originó su ambiente familiar.

Al respecto, John Grant, psiquiatra y director de la Clínica de Trastornos Adictivos, Compulsivos e Impulsivos de la Universidad de Chicago afirma:

“Cualquier realidad que reporte una recompensa excesiva, cualquier elemento de efectos euforizantes o calmantes, puede crear adicción”.

Empero, cuando somos capaces de interpretar y reaccionar de una forma más adaptativa frente a nuestro entorno, las adicciones dejan de tener sentido, como por ejemplo la adicción a las harinas y dulces.

Mediante este cambio de realidad, el individuo podrá desenvolverse con una mayor madurez y modificar su entorno; elegir sin condicionamientos, una forma más saludable de relacionarse con sí mismo y con el mundo”, asegura Enric Corbera.

Todo esto cobra sentido porque es importante encontrar la raíz de nuestros conflictos emocionales, que después se manifiestan en miedos, inseguridad, fracasos sentimentales o bien en enfermedades. De no hacerlo, se está condenado a repetir la misma historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s